Generar energía a partir de la Biomasa

La empresa BEKON, presenta su sistema de digestión anaeróbica vía seca– BEKON MINI. Es un sistema tan eficiente como económico para generar energía partiendo de residuos de origen biológico. BEKON ha procedido a ampliar la planta existente de compostaje y centro de transferencia de la empresa KOMPOTEC Kompostierungsanlagen GmbH construyendo una planta de digestión usando este sistema. La puesta en marcha progresiva de la planta ya se está realizando.

Las plantas de biogás de BEKON aprovechan el proceso de digestión en seco y ofrecen la posibilidad de generar biogás de forma moderna y eficiente. La fermentación de sustratos densos, como pueden ser residuos biológicos, de jardinería, fracciones orgánicas del tratamiento de recogidas selectivas, estiércol vacuno, residuo orgánico apilable, posibilita una máxima y constante producción de biogás con alto contenido en metano y con un consumo de energía bajo. La materia digerida restante se caracteriza por unas buenas propiedades estructurales y bajo contenido en agua. Por ello, es perfecta para su posterior uso en un acondicionamiento aeróbico o para un siguiente tratamiento con el fin de conseguir un compost de calidad con alto valor nutritivo o abono para mejora del suelo. El ciclo de nutrientes queda cerrado gracias a este sistema de BEKON. Al contrario, con lo que sucede en las plantas incineradoras o vertederos.  

El sistema de BEKON MINI permite la digestión en seco en un espacio muy reducido y tratar inputs de material bajos. La nueva instalación de biogás de la ciudad de Enger tiene una capacidad de entrada de material anual de 8.500 toneladas de residuo biológico (doméstico y jardinería), del que se obtienen unos 1,1 millones. m³ de biogás. El mismo se puede usar tanto para generar electricidad (1.210.000 kWh/a) como calor (1.200.000 kWh/a). Eso implica que unos 350 domicilios (esta cifra se obtiene partiendo de la base que el consumo por domicilio es de 3.500 kWh/a) pueden ser abastecidos con la electricidad generada por la instalación de BEKON. Para generar esta misma cantidad de energía, se hubiesen requerido 205.000 m³ de gas natural al año. Si comparamos el sistema con el de compostaje se consigue un ahorro en gases de efecto invernadero de 1.050 toneladas de CO2-equiv.

Así mismo, las instalaciones de BEKON se caracterizan por una producción estable, un alto grado de seguridad a la hora de eliminar residuos y una alta eficiencia energética del proceso. Sólo se precisa de un porcentaje mínimo de la energía producida para el autoconsumo de la propia planta. En la ciudad de Enger, un 8% de la electricidad generada se utiliza para el consumo propio de la planta. El 92% restante, se acumula en la red eléctrica regional. Adicionalmente, el calor que genera se utilizará en un futuro para un uso externo, como puede ser su acumulación en la red urbana de calefacción o para el secado de materiales diversos. Para el consumo propio de la planta se reutilizarán cantidades mínimas.

Hasta la fecha, BEKON ha construido unas 60 plantas de biogás a nivel mundial. La instalación BEKON MINI en Enger, ya es la tercera que ha utilizado este modelo después de las ciudades de Galmiz (Suiza) y Ahrenshöft (Alemania). Además, otras plantas se encuentran en fase de elaboración y ejecución.