Zum Inhalt springenTo the navigation
Eggersmann Recycling Technology

Residuo de madera como fuente de energía alternativa

Residuo de madera como fuente de energía alternativa

Una nueva dimensión en el procesamiento de residuos de madera

Bad Oeynhausen, 2. Octubre 2023. Con la nueva planta de procesamiento para el proveedor de servicios medioambientales VEOLIA situada en Lengede / Alemania, Eggersmann Anlagenbau GmbH ha llevado la producción de astillas de madera a un nivel desconocido hasta la fecha en Alemania. Un diseño innovador garantiza la máxima prestación de la planta para la generación de energía segura y constante. El proceso industrial, que hasta ahora se había visto a esta escala, demuestra lo importante que pueden ser los residuos de madera como materia prima para una fuente de energía alternativa. 

Producción ininterrumpida de astillas de madera

En el curso de la transición energética, en la zona de Braunschweig / Alemania se está realizando el cambio del uso de carbón por el de residuo de madera. Eggersmann Anlagenbau en colaboración con Veolia ha construido la planta en Lengede para que conseguir un suministro permanente para la planta de calor y electricidad de biomasa situada en Braunschweig usando un material adecuadamente procesado. Concretamente, se producirán anualmente unos 180.000 t de residuos de madera procesados de acuerdo con la norma P100 F20. Para evitar cualquier posible cuello de botella en el suministro, se han implementado ciertas medidas especiales. El más importe va relacionado con la estructura de la tecnología del proceso. Toda la planta conste de dos sistemas completamente autosuficientes que van paralelos entre sí. Desde al área de alimentación hasta la trituradora, los separadores de metal y las cintas transportadoras, se han duplicado todos los puntos del procesamiento. Incluso hay dos estaciones transformadoras diferentes, ya que las líneas de producción también tienen circuitos separados. Si una producción se cancela temporalmente, la otra simplemente continúa funcionando.  “Realmente hemos construido dos plantas bajo el mismo techo para Veolia “, explica Danijel Grsic, Gerente de Ventas de Eggersmann Anlagenbau. “En el caso de un mal funcionamiento ordinario o durante trabajos de mantenimiento, sólo una línea de la planta se pararía para este momento concreto. En la otra, simplemente se seguiría trabajando. Con ello, la disponibilidad de la planta será siempre un 50% en caso de avería. Es una novedad absoluta en el procesamiento de residuos de madera. En teoría, un parón de ambas líneas podría ocurrir, pero es prácticamente imposible. No obstante, incluso para algo así, se han tomado medidas.”

Almacenamiento intermedio y búnkers subterráneos

Una producción ininterrumpida no garantiza un suministro constante de material. Por esta razón, se integró un almacenamiento intermedio en ambas cadenas de producción. Si los sensores situados en las cintas detectan un flujo demasiado elevado, entonces se desvía este exceso al almacenamiento. En cambio, si se detecta una escasez de material, entonces se sacan astillas de madera del mismo. Esto permite un flujo homogéneo de material a la terminal de carga. Si los bunkers intermedios están llenos y la planta dispone de suficiente material, se pasaría este exceso a unos “bunkers nocturnos” previstos para ello. Ahí se podrá almacenar hasta que sea requerido. Para un vaciado rápido y simple, se ha equipado a estos bunkers con una cinta transportadora de piso móvil de la casa BRT HARTNER. Con ellas se puede cargar un camión con una velocidad de hasta 80 t a la hora. 

Las medidas contra los cuellos de botella ya se toman a la hora de la carga de los residuos de madera: dos bunkers subterráneos con 1.000 m3 de capacidad permiten sobrevivir hasta una ausencia prolongada de suministro. En el recinto se han construido zonas de almacenamiento adicionales tanto para residuos de madera sin tratar como para astillas. “No queríamos dejar nada al azar, así que instalamos varios backups“, responde Grsic explicando las precauciones adicionales. “Todo el concepto se basa no sólo en procesar el material de la manera más eficiente posible, sino también en preparar la disponibilidad del sistema para casi cualquier caso realista de la mejor manera posible. En cualquier caso, hemos logrado estos objetivos fijados. “

Además, la producción cuenta con sistemas de protección contra incendios de última generación, así como el sistema de filtros más modernos. 

Un proyecto conjunto del Grupo Eggersmann

El proveedor de servicios medioambientales Veolia contrató a Eggersmann Anlagenbau como contratista general para el proyecto. La empresa pertenece al Grupo Eggersmann que se divide en tres áreas de negocio, construir, reciclar y compostar. Varias filiales participaron en el proyecto. Por ej. Fechtelkord & Eggersmann fue la encargada de realizar la obra civil, BETONT, otra empresa del grupo suministró los elementos de hormigón portantes. Esto incluye la instalación de las cerchas de hormigón pretensado más grande que ha fabricado la compañía hasta la fecha, 44 m de largo y un peso de 56 t cada una. Para Fechtelkorb & Eggersmann, el pedido incluyó la ejecución de la nave de 4548 m2, como la terminal de carga de 348 m2, dos bunkers subterráneos, una caseta de bombas y una central de aire comprimido. Este último edificio también alberga la parte eléctrica, medición, control y regulación (EMSR). BRT HARTNER, especialista en máquinas estacionarias, también participó en el proyecto. “Escuchamos hablar mucho sobre las sinergia entre las empresas del Grupo, pero realmente vivirlas es una gran experiencia “, indica Kai Schmidt, responsable de obra de Fechtelkorb & Eggersmann. “La colaboración y la comunicación es diferente. Nos conocemos y somos un equipo bien compenetrado. Como resultado, los procesos están mucho mejor estructurados y se ejecutan con celeridad. Trabajar en un proyecto tan interesante de forma conjunta con colegas de otras empresas del grupo lo facilita todo y nos llena de orgullo.”

Un paso importante en la transición energética

La planta de procesamiento situado en Legende es esencial para dejado de lado el carbón en la zona de Braunschweig, que tendrá lugar en un futuro cercano. A principios de verano ya se celebró la inauguración de la planta de cogeneración de biomasa, la cual obtendrá su suministro de esta nueva planta. Desde mayo, ha estado generado temporalmente la electricidad y calefacción urbana a partir de astillas de madera. El propietario y gestor es la empresa BS ENERGY, los accionistas son Veolia, la ciudad de Braunschweig y la asociación municipal de servicios públicos de Thüga. Se espera que el cambio del carbón a residuos de madera resulte en un ahorro de CO2 de alrededor del 50%.  El residuo de madera como materia prima ofrece varias ventajas. En primer lugar, la madera es una materia prima renovable, en segundo lugar, el proceso no depende de factores volátiles como el viento o el sol. Esto lo convierte en un complemento de generación de energía de carga base. La proximidad de la planta a la de cogeneración de biomasa en Braunschweig reduce el transporte.